Colegio Altamira

El Acueducto 2022 -2104, Peñalolén

+56225207300

Travesía ( 4°s Básicos)

Muchos cuentos de hadas muestran las peripecias y peligros que deben enfrentar niños y niñas que, por variadas situaciones, tienen que dejar el cobijo del hogar y salir a la intemperie, al mundo hostil. Es ahí cuando deben crecer, hacerse hombres y mujeres, aprender estrategias para sobrevivir. Los niños y niñas que la tradición de estos relatos nos han legado, comienzan a valerse por sí mismos obligadamente, a la fuerza.

Hoy en día, los niños y niñas, por lo general, no deben ser como Hansel y Gretel, ni como el osado Pulgarcito, quienes tuvieron que enfrentar el riesgo antes de tiempo. Sin embargo, como Proyecto Educativo Altamira, sí sabemos que tienen que ir construyendo poco a poco, pero con paso firme, su persona, su vida y colaborar amorosamente en la de los demás. Por lo tanto, una de las herramientas humanas que queremos fomentar en nuestro niños y niñas de Cuarto Básico es el inicio de la consolidación de la autonomía, la cual será una guía que los conducirá por el camino, una herramienta que está hecha de decisiones propias, de responsabilidad.

En ese sentido, este hito que llamamos Travesía busca ser un momento fundante en el inicio del tránsito por la vida hacia la autonomía. En este viaje nuestros niños y niñas podrán enfrentarse a desafíos reales en lo que tengan que tomar sus propias decisiones y comprometerse personalmente con ellas.

La Travesía es un viaje mágico en el cual los niños y niñas descubrirán lugares inigualables del norte de nuestro país, los cuales constituyen el escenario perfecto para el sentido primordial de este hito: el encuentro con el universo, desde la observación del cielo estrellado en el Observatorio Mamalluca hasta la historia inscrita en las piedras del Valle del Encanto; con los demás, fundamentalmente con la convivencia que tendremos con estudiantes de la Escuela de Paihuano; y con uno mismo, mediante actividades que buscan generar introspección y la memoria que conecta con el origen y se proyecta hacia las direcciones de vida que se tomarán.

La Travesía será una experiencia en la cual los niños y niñas irán dejando huellas, aprendiendo así que toda la existencia es una travesía en la cual dejamos marcas, incluso aquellas de las que no somos concientes. Así, llevaremos a los niños y niñas a reflexionar sobre el tipo de huella que quieren dejar en su vivir. La Travesía será una invitación a dejar una bonita huella, una huella que valore y dignifique a quienes se encuentren con ella.  En este sentido, la huella que queremos dejar en los niños de la Escuela de Paihuano, será el respeto y la apertura al compartir y al conocimiento mutuo.

 

Además, como sabemos que hay huellas que no encarnan la belleza, nos preocuparemos de no imprimir huellas invasivas en la naturaleza, como la basura, cuidando este universo inmenso, mágico y sagrado en el cual los niños y niñas habitarán en estos días.

 

Las direcciones de la vida

 

Los encuentros que se intencionan en la Travesía surgen en torno a siete direcciones que continuamente las personas vamos mirando y considerando en nuestro caminar cotidiano. Estas direcciones están cruzadas, además, por la búsqueda de un tesoro, de una meta, de un horizonte; por otro lado, estas sendas nos llevan a un encuentro triple y simultáneo, sin escisión, entre el ser interior, los otros y el universo, aún cuando exista un foco, una prioridad, según la posición vital en la que nos encontremos. Mediante distintas actividades diseñadas por la comunidad de profesores y profesoras podremos conectar a los niños con estos siete rumbos:  los cuatro puntos cardinales; la mirada hacia arriba; la mirada hacia la tierra y la mirada hacia el interior de uno mismo

 

Propósitos Fundamentales de la Travesía:

 

- Ser un inicio en el desarrollo de la autonomía.

- Reconocer las diversas direcciones que acompañan nuestro camino escolar y de vida.

- Valorar las huellas que dejamos con nuestras decisiones cotidianas.

-  Tomar conciencia de que la autonomía se realiza en contacto y encuentro permanente con otros.

- Valorar, respetar y cuidar la vida, desde el cuerpo propio, el de los demás, la tierra, la naturaleza, la totalidad del universo.

 

Comunidad Yakana