fbpx

Proyecto Educativo

Nuestra Propuesta

¿Qué prometemos?

Estamos comprometidos con el cultivo de una educación integral de nuestros alumnos, que asegure el desarrollo de todas sus potencialidades, académicas, emocionales y creativas, desde su primera infancia. Nuestra tarea es que los estudiantes logren las capacidades para acceder a las mejores instituciones de educación superior, en las más diversas áreas de aprendizaje, científico, tecnológico, empresarial, social o artístico, o alternativamente, se orienten a otras actividades creativas, innovadoras, sociales o espirituales, en espacios emergentes de aprendizajes o de trabajo y emprendimiento.

También buscamos cultivar todas las potencialidades de los alumnos con necesidades educativas especiales, combinando estrategias integradas en los cursos regulares y otras personalizadas, para el desarrollo de cada niño y niña o joven desde sus propias condiciones.

Nuestro proyecto educativo se construye desde la historia de esta comunidad inclusiva  y sobre los fundamentos filosóficos desarrollados por el PhD Fernando Flores. Está centrado en el estudiante, en las oportunidades de aprendizaje para todos y todas. Valora la diversidad, la creatividad y fortalece una ética basada en el respeto, el compromiso y en la noción de comunidad pluralista que se reconoce, cuida y valora en sus diferencias.

Nueva Educación

¿Por qué?

Chile y el mundo está experimentando un cambio de época. Vivimos tiempos de gran incertidumbre que transforman la estructura social, ambiental, económica, tecnológica y de gobernanza. Inmerso en este devenir, el colegio y la educación tienen la oportunidad de volver a observar sus fines, estrategias y prácticas en sus comunidades.

Si bien consideramos permanentemente viva la pregunta sobre las habilidades para navegar estos tiempos, sobre el sentido del aprendizaje y la anticipación del tipo de sociedad a construir con las nuevas generaciones, tenemos la convicción de que debemos salir de la formación lógica cartesiana lineal, individual y cerrada en los muros de un edificio.

Cultivamos una comprensión más integral del ser humano, que pueda habitar en comunidades pluralistas, siendo capaz de conversar con distintas perspectivas y saberes. Como colegio, por cierto incluimos lo técnico-conceptual, pero teniendo muy presente la dimensión afectiva y la responsabilidad ética con lo ancestral, social y planetario en un contexto global, donde todos somos los seres que habitamos nuestra biosfera. Somos interdependientes.

¿Qué entendemos por educación integral?

La educación integral,  junto al desarrollo de habilidades intelectuales, requiere cultivar fortaleza emocional, colaboración social, sensibilidad cultural y artística, compromiso ciudadano, curiosidad para explorar mundos diversos, crear equipos de trabajo, emprender proyectos, y experimentar con respuestas originales a inquietudes y malestares de aparente permanencia.

Nuestros estudiantes serán personas sintonizadas con el mundo, con habilidades intelectuales sólidas, sensibles a la diversidad de aficiones humanas, con fortaleza emocional para persistir en compromisos profundos, con destreza social para crear equipos y colaborar en redes amplias y diversas, solidarios con sus comunidades, atentos y dispuestos a los cambios en su entorno, y con preguntas que van más allá de los límites de lo que nos ocupa en lo cotidiano.

Invitamos a abrazar el aprendizaje no solo en edades tempranas, sino también en distintas etapas de desarrollo, involucrando a padres, madres y docentes para mejorar continuamente nuestras prácticas cotidianas. Resulta clave que la educación nos permita incorporar saberes, habilidades y sensibilidades necesarias para  la convivencia, para construir confianza, respeto y sabiduría, para habitar nuestros mundos en constante cambio con serenidad, creando posibilidades con otros y para ser capaces de reinventarnos.

¿Cómo lo hacemos?

Cumplir la promesa de aprendizajes integrales implica apropiar las últimas estrategias y tecnologías educativas, para establecer el colegio como un laboratorio de experiencias, en todas las asignaturas y niveles, donde los estudiantes aprenden haciendo, experimentando y jugando, en todos los espacios del colegio o visitando espacios naturales, universidades, museos, teatros, empresas, el Congreso, el Gobierno, etc.

Ante todo, el colegio es un espacio seguro y afectuoso, basado en vínculos de confianza, afecto y acompañamiento de los estudiantes durante sus distintas etapas de desarrollo personal.

Direcciones

¿Cuáles son las dimensiones que abordamos?

Para organizarnos al servicio de un ser humano en formación, consideramos cuatro dimensiones interrelacionadas que cuidaremos como Colegio Altamira: la excelencia académica, la dimensión socioafectiva, la disposición innovativa y la inclusión.

01.

En la formación académica buscamos excelencia con metodologías activas que ponen al estudiante como protagonista y constructor de su aprendizaje. Ofrecemos, además de la estructura curricular obligatoria, una malla diversificada para que puedan desplegar su potencial en proyectos y desafíos vinculados a entornos colaborativos, sin fronteras y multidisciplinarios, donde el inglés también juega un rol importante para abrir posibilidades.

02.

Somos seres afectivos y, si pretendemos cumplir con el rol de formar personas que tiene un Colegio, no podemos ignorar esa dimensión. La dimensión socioemocional es un factor decisivo para lograr aprendizajes significativos, por ello, es algo a cuidar desde la didáctica, y también estamos llamados a educar habilidades y sensibilidades afectivas en nuestro estudiantes para estar en el mundo con otros. La convivencia basada en el buen trato, la corporalidad, la identidad, la sexualidad y la ciudadanía con conciencia pluralista, social y ambiental son parte de los ámbitos de este dominio.

03.

En innovación buscamos que nuestros estudiantes vivan experiencias que los conecten con el mundo global y desarrollen habilidades creativas digitales desde una ética del cuidado del otro y el medioambiente. Buscamos saltar del consumo digital a creadores digitales que aporten en todos los contextos en que se desenvuelven. Para esto tenemos la asignatura de creatividad digital donde los estudiantes se sensibilizan con diversos lenguajes de programación y nuevas formas de ser colaboradores en un mundo digital. Todo esto bajo un paradigma construccionista. En esta dimensión confluyen ámbitos de programación, robótica, impresión 3D y genómica.

04.

Valoramos la diversidad, lo que nos sitúa en la certeza de que todos y todas pueden aprender. La heterogeneidad es entendida como un valor a cultivar buscando brindar respuestas apropiadas al amplio espectro de necesidades de aprendizajeEn cada curso existen cupos para estudiantes con necesidades educativas especiales permanentes y moderadas. Para ellos/as, se diseña una ruta con objetivos de aprendizajes particulares. Además de las clases regulares, tienen aulas de apoyo de acuerdo a este plan para abordar, por ejemplo, habilidades de lectoescritura o expresión.

Cultivamos un ser humano inclusivo, consciente e innovador. Inclusivo que acoge, valora y desarrolla la diferencia. Consciente de la sociedad, el planeta y su persona. Innovador en la creación de mundos con otros, con apertura e integración.